¡Blackout cumple 10 años! Recordemos el regreso de Britney Spears después de...

¡Blackout cumple 10 años! Recordemos el regreso de Britney Spears después de estar casi al borde

90
Compartir

It’s Britney, bitch.

Solo fueron tres simples palabras, pero ahora definen una era en la carrera de Britney Spears. La última década en la vida de la princesa del pop ha sido algo así como un renacimiento, tanto personal como profesional, desde que se recuperó de un doloroso divorcio y una crisis muy pública, hasta reclamar su corona y convertirse en la reina indiscutible de Las Vegas. Y todo eso inició con Blackout.

Estrenado hace diez años, Blackout casi fue disminuido por un período en la vida de la estrella pop que sus fans aún recuerdan entre murmullos. Mientras su condenado matrimonio finalmente llegaba a su fin y ella rasuró todo su cabello en público, también lanzaría su primer álbum en tres años. Con sus comentarios explícitos sobre su fama (los primeros en su carrera) y un sonido más sucio del que había abrazado antes, Blackout trajo consigo algunas de las canciones más emblemáticas de la cantante. Pudo haber sido su primer álbum de estudio en no debutar en el N° 1, pero seguiría moldeando el sonido de la música pop de maneras que aún se escuchan en la radio, te hayas dado cuenta o no.

El pronunciamiento icónico en la parte inicial del primer sencillo del álbum, Gimme More, pudo haberse convertido no solo en una declaración para esa época en su carrera, sino en la cita que definió los últimos diez años de su vida, pero fue otra declaración en otro single el que en realidad fue creado primero.

It’s been a while / I know I shouldn’t have kept you waiting / But I’m here now.

Así empieza Break the Ice, el cuarto tema del álbum (y el que eventualmente fue su tercer sencillo). Co-escrito por Keri Hilson y Nate “Danja” Hills, entre otros, este fue el primer tema en el que Spears trabajaría con Hills como productor. Esta también sería la primera vez que Hills produciría algo por cuenta propia, habiendo empezado su carrera con Timbaland en producciones de Nelly Furtado y el ex de Spears, Justin Timberlake.

“Mi primera reunión con ella fue antes de que ocurriera toda la locura. Fue en Las Vegas. Creo que fue la primera vez que escribimos e hicimos el record Break the Ice“, le dijo Hills a E! News. “Pero la primera vez, ella estaba tan abierta sobre lo que fuese o sobre cualquier decisión que fuésemos a tomar. No había una dirección definida ni nada. Ella era un espíritu muy libre. ‘Esto suena genial, eso suena genial. Hagámoslo’. Con un corazón muy liviano y feliz y divertido”.

Spears trabajaría con Hills en un total de cinto temas para la versión estándar de Blackout, incluyendo su primer sencillo Gimme More. Con su sonido electropop y sus letras subversivas sobre la vida de Spears en la luz pública, la canción llegaría a ser el sinónimo de esta época en su vida, como la desastrosa actuación de los VMAs en septiembre de ese año. Y fue una pista que Hills recuerda que Spears adoró desde el principio.

“Supe que realmente le gustó la canción cuando la vi grabando la canción, simplemente bailando. No como es ella en el escenario, sino desinhibida, visualizando sus pasos de baile mientras grababa la canción”, dijo. “Ella fue muy firme en cuanto a hacer las cosas bien. Ella estaba muy involucrada. Ella estaba dispuesta a poner tanta energía en asegurarse de que todo fuera perfecto, así como nosotros. Por eso suena de la forma en la que suena, porque se dedicó mucho a seo… La veo bailar mientras grabábamos las voces, a través de una ventana en la sala de control, y yo solo decía algo como, ‘Vaya, a ella realmente le gusta esto'”.

Y sobre las tres icónicas palabras al principio del álbum, Hills dice que surgió como un chiste interno. Y él se quedó tan sorprendido como los demás al ver el poder tan duradero que tuvieron. “Todo lo que sé es que estábamos grabando en el estudio y Jim Beanz, el co-escritor y productor vocal, dijo como, ‘¿Puedes decir, It’s Britney bitch?’ Fue un chiste interno en el estudio y él logró que ella lo dijera… Me impresionó que ella lo dijera y continuamos haciendo el disco”, explica. “Ya sabes, a veces cualquier cosa puede pasar en el estudio y cuando pasa por el cuarto de edición, lo que la gente escucha puede ser diferente… Me impresionó que los ejecutivos y todo el mundo estuviera de acuerdo… No tenía idea de que se convertiría en una especie de declaración de marquesina para todo el álbum, como el tema del álbum y ese período de tiempo y ese momento en su carrera”.

Britney Spears, 2007 MTV Video Music Awards

Kevin Winter/Getty Images

Como productora ejecutiva del álbum, Spears también enlistaría nuevamente a compositores y productores con los que ella trabajó antes, como el dúo sueco Bloodshy & Avant (quienes fueron los responsables del éxito de Toxit, de su álbum de 2003, In the Zone), The Neptunes (I’m a Slave 4 U y Boys de 2001) y Kara DiGuardi (Brave New Girl de In the Zone). Fueron Bloodshy & Avant, cuyos nombres verdaderos son Christian Karlsson y Pontus Winnberg, quienes escribieron Piece of Me, el segundo sencillo del álbum, y su comentario más explícito sobre ella y su relación con la prensa.

I’m Mrs. Lifestyles of the Rich and Famous, I’m Mrs. “Oh my God, that Britney’s shameless”.

La última canción escrita para Blackout, Piece of Me vio a los escritores tomando un gran riesgo. “Siempre ha existido una regla no escrita de que ninguna canción debería ser sobre la vida de Britney”, dijo Winnberg a Cafe en 2008. (Habían aprendido esa lección de la manera difícil cuando co-escribieron la canción Sweet Dream My LA Ex para Spears en 2003 como una canción de respuesta a Cry Me a River de Timberlake, que se cree que es sobre su famosa ex. La discográfica de Spears rechazó la canción y terminó siendo grabada por la ex miembro de S Club 7, Rachel Stevens).” Sabíamos que la canción rompía todas las reglas que habíamos recibido, pero a Britney le encantó “, admitió Winnberg. “Cuando llegó al estudio, estaba extremadamente emocionada, se había aprendido la letra de memoria en el auto y grabó la canción [en] media hora”.

Originalmente se planeó que su lanzamiento fuese del 13 de noviembre, pero Blackout fue lanzado rápidamente cuando comenzó a sufrir hemorragias en Internet. Eso, junto con la infame actuación de Spears en los MTV VMAs, pudo haber sido la razón por la que fue el primer álbum de su carrera en no debutar en el N° 1. (Debutó en el Nº 2, detrás del Long Road Out of Eden de The Eagles. ) Pero para fanáticos como Jordan Miller, el fundador de BreatheHeavy.com, un sitio de fans de Spears convertido en un influyente blog de música, las filtraciones solo avivaron las llamas de la anticipación.

“Recuerdo haber disfrutado de la novedad y la exclusividad de la misma”, le dice a E! News sobre su primera repaso por esta música. “La vida personal de Britney había eclipsado su música durante un par de años en ese punto, pero al escuchar su nuevo sonido, qué tan cohesionado se sentía, me recordó que dentro del casi ineludible vórtice de los paparazzi había una cantante, y a pesar de la fama que consumía era una estrella pop que todavía anhelaba flexionar su arte”.

Si bien que el álbum solo vendió un tercio de lo que In the Zone vendió globalmente en 2003 y ni siquiera obtendría un tour para apoyar las ventas (una decisión que surgió principalmente de los problemas personales de Spears), Blackout ha resistido la prueba del tiempo con un legado que todavía se siente en la música de hoy. Prácticamente puedes dibujar una línea recta entre lo que Spears y sus colaboradores estaban experimentando con gran parte de lo que Selena Gomez, Fifth Harmony e incluso Taylor Swift están incursionando en la actualidad.

“Definitivamente lo hicimos sin restricciones, lo que sea que quisiéramos hacer. No hubo proceso de pensamiento, ni pensamiento excesivo. Era divertido y de alta energía y esa energía que estaba en el disco era la energía que estaba en el estudio. Creo que elevamos el listón de cuán sucia y difícil que puede ser la música pop”, dice Hills. “Fue la persona perfecta para hacerlo porque era la reina Britney. ¿Qué mejor imagen bonita para hacerlo, para hacer esta cosa dura y audaz? Y eso es lo que hicimos. Acabamos de derribar las paredes de lo que es la música pop y establecimos un tono diferente y ahí es donde está toda la influencia urbana en la música pop”.

“Creo que Blackout introdujo el electropop underground en la corriente principal”, agrega Miller. “Impulsó a los cantantes a llegar a nuevas alturas y a los productores a ser más creativos, la edición vocal era una pareja perfecta con los misteriosos sintetizadores y las pesadas baterías en casi todas las pistas. Britney quería grabar un álbum que se alejara de la narrativa de su vida personal, sin embargo, lo reflejó de todos modos. Ella demostró su poder como productora ejecutiva”.

La representante de Spears en ese momento, Teresa LaBarbera Whites, recordó que el álbum fue el que abrió al artista a un público nuevo y más amplio. “Lo que pasa con Blackout es que es un disco increíble para tantas personas diferentes y tantos tipos diferentes de fanáticos de la música”, le dijo a A&R Report en 2014. “Logramos llegar no solo a la leal base de admiradores de Britney, sino que también logramos cosechar nuevos fans… Eso es emocionante”.

Y no fue solo la carrera de Spears la que el álbum cambió. “Créanme, me golpean todos los días, todos los días, sobre cómo ese álbum ha afectado a alguien, o a los fanáticos, siempre quieren que hagamos otro o lo que sea”, dice Hills. “Recuerdo a Teresa, representante en ese momento, ella simplemente estaba como, ‘Voy a decirte, tu vida está a punto de cambiar’. Y yo estaba como, ‘Um, está bien’. Acabo de salir de SexyBack y My Love y esos discos, así que estoy como, ‘¿Puede ser más grande que eso?’ Y lo hizo. Definitivamente sí. Siento que a pesar de todo lo que hice, Blackout es el álbum que más me gusta. “

En cuanto al legado de Spears, Miller afirma, “Britney es la primera estrella en alcanzar niveles tan estratosféricos de estrellato en la era digital, hasta el punto en que casi nunca retrocedió. A pesar de esa fama sin precedentes, Britney triunfó. Todo lo que he aprendido sobre la princesa del pop a través de los años, es esperar lo inesperado “.

“Ella se ha solidificado como quien es, punto. No hay Taylor Swift sin Britney. Muchos de estos artistas pop simplemente no estarían aquí sin Britney Spears”, agrega Hills. “Independientemente de lo que haya hecho y de lo que esté haciendo ahora … Siempre será Britney Spears”.

Por supuesto, ninguna celebración de Blackout estaría completa sin las palabras de la propia reina. Te dejamos con los propios recuerdos y reflexiones de Spears sobre el álbum icónico.

Blackout fue la primera vez que trabajé con Danja, y él me dio la oportunidad y la libertad de trabajar con más sonidos e influencias urbanas. ¡Realmente me inspiró! También tuve la oportunidad de cantar más y estirar mi voz de una forma que no había experimentado. La magia de Blackout fue bastante simple. Simplemente no fue tan pensada. Simplemente hice lo que sentí y funcionó. A veces creo que menos es más”, le dijo a The Fader a principios de este mes.

“Todavía interpreto Freakshow en mi show de Las Vegas, es una de mis canciones favoritas que nunca se lanzó como single. Es muy divertida y me da la oportunidad de involucrar al público. Oh sí, es descarado. ¡Y yo amo lo descarado! “

http://la.eonline.com/